Muack

Muack

martes, 12 de marzo de 2013

Aplicaré resistencia hacia el futuro.


La podredumbre del pasado comienza a fluir, los actos cíclicos enferman mi mente.

Acaso no se puede desarrollar más creatividad para estos momentos tortuosos.

Inevitablemente me siento abatida, una vez más, una vez más.

He perdido el sueño nocturno, no he encontrado el amor, me siento defraudada y vacía.

De cualquier manera debo ser afortunada por superar tantos fracasos, podría ser ganadora de un guiness si quisiera.

Ah la nostalgia no es un sentimiento agradable, me gustaría encontrar una motivación real para los absurdos de la vida.

Aunque en verdad no la hay, lo sé, no existe cosa alguna eterna, no existe absolutamente nada real. En cuanto muera todo se desvanecerá, mis recuerdos se irán conmigo y mis pensamientos se desvanecerán aun antes del final.

Yo no soy pesimista, soy alegre y divertida, pero no existe lugar alguno para los engaños en este mundo.

MAHITO NICOTINE

Mujeres!


#heteroamarillismo


domingo, 2 de diciembre de 2012

¿Qué hay sobre los cuerpos?




Sobre los cuerpos encontramos ropa.
Encontramos decoraciones y algarabías de la soledad.
Les sabemos de cicatrices perinatales y sobre las de los amores.
Construimos monumentos a la dignidad y variedad de estructuras.
Son normados y castigados.
Los crea una fuerza suprema y se autodestruyen.
Los piensa la oscuridad y los gobiernan fantasmas.
Están atados con lazos genéticos y sublinguales.
Se contonean diversamente ante el ritmo energético.
Lloran placer y dimanan leyendas.
Cuando se multiplican, colapsan y luego perenne.
Son lo de hoy.
Especiales y tan particulares solo para etiquetarlos.
Fugas de líquidos y secreciones de ideas.
Soledades y arbitrariedades. 

domingo, 18 de diciembre de 2011

Desolación

No puedes imaginar.

Por que tu capacidad visual disminuyó en el momento en que aquella luz del reflejo de un auto te cegó.

No puedes amar.

Porque aplazaste el sentimiento cuando lo necesitabas y ahora se escondió profundamente.

No quieres llorar.

Porque te avergüenzan las gemidos que haces.

No debes despertar.

Porque después de un largo sueño no sabes si podrás soportar la realidad.

Vas por la calle en automático, leyendo y cantando cuando deberías pensar en lo que sucede ahora.